miércoles, 15 de julio de 2015

Taller sobre criterios, principios y metodologías para la delimitación de la “Reserva Natural Integral y Mixta Laguna de Rocha”



DEFENSOR DEL PUEBLO DE LA NACIÓN 
Taller sobre criterios, principios y metodologías para la delimitación de la “Reserva Natural Integral y Mixta Laguna de Rocha”. 

Síntesis de la reunión del jueves 14 de mayo de 2015. 
Resumen ejecutivo 

Los  Bañados de Rocha  constituyen  un relicto de un sistema natural mucho más amplio (actualmente afectado por el avance de las urbanizaciones y otras intervenciones antrópicas), por lo que corresponde maximizar la superficie a conservar, de modo de mantener la mayor cantidad de bienes y servicios ecosistémicos, y garantizar el acceso de la comunidad a un espacio verde en una zona altamente urbanizada. 
Siendo que toda delimitación implica una zonificación -entendida la misma como la división de un área geográfica en sectores relativamente homogéneos conforme a criterios de delimitación de unidades ambientales por estructura y función- es necesario establecer la localización en el terreno de los distintos  componentes estructurales de interés, independientemente de cuáles son las parcelas incluidas en la ley de creación. 
Teniendo en cuenta que el humedal perdura como tal porque está inmerso en una matriz que permite su subsistencia, es indispensable  incorporar  aquellos ambientes circundantes perilagunares asociados al mismo -pastizales secos, arbustales y talares de barranca-  para garantizar la integridad ecológica del sistema humedal, y ser así consistentes con la norma dictada en la ley de creación del la reserva. Es decir, no debe restringirse la delimitación de la reserva a la zona de influencia del humedal o espejo de agua, o sustantivamente a la presencia de especies amenazadas y/o endémicas (ya que lógicamente éstas en particular han sido depredadas con el pasar del tiempo). Por el contrario, deben incorporarse aquellos ambientes asociados de tal manera de conformar un área de reserva que incluya una muestra representativa de la „Unidad de Paisaje‟ que predominaba en el sitio, con sus respectivas interacciones biológicas entre los distintos hábitats, promoviendo  tanto  la conservación de la biodiversidad  como la unidad ecológica estructural y funcional original. 
Asimismo, la delimitación de la reserva debe contemplar la dimensión socio-cultural. Esto implica incorporar, de mínima, la localización de los sitios de interés histórico, áreas de valor paleontológico y arqueológico, y los recorridos actuales y proyectados para las actividades educativas y recreativas. Y de máxima, las cuestiones vinculadas con el patrimonio intangible y la historia de uso de los terrenos.

A continuación compartimos el documento elaborado en el marco de los talleres pulse aquí